12/1/15

Espècies invasores

Molt bones, lectors. Ho sé, us he tingut abandonats dos anys sencers. ¡Dos anys! Això és molt de temps, massa... És per això que em proposo reprendre l'activitat lingüística (llenguaddictiva) amb aquest post dedicat a les construccions passives que han entrat al territori català vingudes de terres anglòfones, i que posen en greu perill els verbs autòctons de tres arguments.

De ben segur que els aficionats a la ràdio haureu sentit des de fa uns mesos expressions del tipus: *"Preguntat sobre les declaracions de la diputada, el president ha dit que...", o bé, *"El ministre va ser preguntat sobre els pressupostos...". ¿No us criden l'atenció? ¿No us molesten? Potser faig tard, i les teniu tan integrades que ja ni les reconeixeu com a agramaticals, incorrectes, i altament perilloses.

Els verbs de tres arguments (on A "dóna" B a C) requereixen d'un subjecte, d'un objecte (o complement) directe, i d'un objecte (o complement) indirecte. És a dir, malgrat que algun dels elements no aparegui, el verb els té com a obligatoris. Són verbs d'aquesta mena el famós "donar" (A dóna B a C), "regalar" (A regala B a C), "preguntar" (A pregunta B a C), o "robar" (A roba B a C), tot i que de vegades, com en els dos darrers exemples, C es pot obviar. El que no podrem obviar mai és A ni B.

Els verbs de tres arguments es passen a passiva (en català) exactament igual que els de dos arguments, agafant el complement directe i convertint-lo en subjecte pacient de la passiva. "La Maria ha regalat els pastissos al Pere" es converteix en "Els pastissos han estat regalats per la Maria al Pere". Val a dir que el català no és una llengua que triï la forma passiva a la babalà: som més d'activa, nosaltres.

El problema que presento en aquest post rau en un gir periodístic infestat d'anglofília on per art de màgia en passar la frase a passiva el complement indirecte (i no el directe) s'ha convertit en subjecte pacient i el complement directe ha quedat intacte, de manera que "La Maria ha preguntat l'hora al Pere" es converteix en *"El Pere ha estat preguntat l'hora". Senyors de la ràdio, la cosa preguntada és l'hora, no pas en Pere. Preguntem coses, preguntes, opinions, no preguntem persones. Igual com regalem coses, objectes, regals, no pas persones (vaja, vull pensar que no...), i robem coses, objectes, no pas persones (ídem). Encara us diré més, per als verbs de tres arguments (recordeu A dóna B a C) cal que l'argument B sigui inanimat.

No recordo qui dels meus molts professors de la carrera de Lingüística (potser en van ser més d'un) va dir-nos que els manlleus no són una amenaça per a una llengua, mentre que els canvis estructurals ho són. Hi ha puristes que s'exclamen quan senten "running" per comptes de "córrer", però en canvi es queden muts davant d'abusos lingüístics com el que aquí denuncio.

Si us plau, periodistes dels mitjans catalans, parleu el català correcte, tot i que us suposi dos segons més d'emissió. I posats a queixar-nos, aquesta moda de presentar unes declaracions amb un simple "Fulano de Tal és el director de l'agència", afegit al final d'una frase, trenca del tot el fil -que ja prou costa de seguir per ràdio. Tan rica que és la nostra llengua, ¿tant costa introduir com cal la declaració? "Aquestes són les declaracions de Fulano de Tal, director de l'agència".

Ho deixo aquí, que no voldria perdre els lectors recuperats per un atac de verborràgia.

¡Bona nit, i feliç any nou!


16/1/13

Última classe d'en Sebastià Bonet

A risc de semblar gandula i plagiadora, la llenguaddicta en aquest post no escriurà, sinó que us enllaçarà el que han fet els companys del blog Sintaxi de butxaca per a retre homenatge al professor Sebastià Bonet, que el passat 20 de desembre ens oferia la seva última lliçó.

16/10/12

Rebre + Donar = Relació

Hola, lectors. No us penseu que us he abandonat. El cert és que he estat molt atabalada des que han acabat les vacances, i tot i tenir un munt de material per a alimentar el blog, no he trobat el moment de posar-me a escriure. Aquí teniu el primer post del curs 2012-2013. ¿I com el comencem, el curs? Doncs la veritat és que "oso ongi". Sí, el post d'avui va sobre l'euskera.

El curs passat vaig començar a estudiar euskera, com alguns de vosaltres sabeu. ¿Per què euskera? A banda de ser una llengua minoritzada del territori espanyol (la qual cosa la fa germana al català sociolingüísticament parlant), és una llengua única. Existeixen diverses teories sobre l'origen de l'euskera, i de moment no se n'ha pogut confirmar cap. El que és segur és que es tracta de la llengua més antiga d'Europa i que no té cap altra llengua amb què relacionar-la. És a dir, és una llengua aïllada, des del punt de vista de les famílies lingüístiques. Tan sols per això, ja val la pena estudiar-la.

L'euskera és una llengua ergativa. Una de les característiques diferencials de les llengües ergatives té relació amb la concordança:

La Maria ha comprat una poma. / Mariak sagar bat erosi du.
La Maria i el Joan han comprat una poma. / Mariak eta Joanek sagar bat erosi dute.

La Maria ha comprat pomes. / Mariak sagarrak erosi ditu.
La Maria i el Joan han comprat pomes. / Mariak eta Joanek sagarrak erosi dituzte.

Com que sé que molts dels meus lectors són Champolions en potència, no explicaré de moment què passa en els exemples anteriors. Us deixo fer les vostres cabòries i especulacions (òbviament, parlo amb aquells de vosaltres que no heu estudiat mai euskera ni n'heu tingut cap mena de contacte). ¿Podríeu dir-me com funciona la concordança en euskera basant-vos en les frases anteriors?

Aquí teniu una mica de vocabulari:
Sagar = poma
Bat = una
Erosi = comprar

Un altre fenomen interessant és la marca de subjecte quan el verb és transitiu. ¿La podeu trobar, en els exemples anteriors? ¿La podeu trobar si us poso algun altre exemple?

La Maria ha estudiat euskera. / Mariak euskara ikasi du.
La Maria ha cantat. / Maria kantatu da.


Acabo aquest post (de moment) amb una paraula molt bonica que vaig aprendre ahir: HARREMAN, que vol dir "relació" i és una paraula composta de "hartu" ("rebre") i "eman" ("donar").

Agur!

2/6/12

FEAST 2012

¡Hola, lectors! Un cop més, us escric des d'un congrés dedicat a la lingüística de les llengües de signes. Aquest cop, a Varsòvia. El congrés compta amb la participació i/o la presència d'alguns dels signolingüistes de més renom: Bencie Woll, Diane Lillo-Martin, Ronnie Wilbur, Diane Brentari, Onno Crasborn, Roland Pfau, Markus Steinbach, Carlo Cecchetto, Chiara Branchini... Us els citaria tots, però potser val més que feu una ullada al programa que us he enllaçat amunt.

Com sempre, aquest escrit el dedico a descriure-us com estic vivint el congrés des del punt de vista de l'audiència. Com és habitual en congressos dedicats a les llegües de signes, tenim interpretació simultània a llengües signades, i llengües orals. En aquest cas tenim 4 equips: l'equip (que no veiem perquè estan a la cabina) que tradueix d'anglès a polonès, l'equip de llengua de signes polonesa (PJM), l'equip de sistema de signes internacional (SSI -que no és una llengua sinó una mena de pidgin en què els signants del món han acordat certes paraules d'ús més freqüent per tal de tenir una mena de llengua de contacte, però que alhora de fer servir aquest lèxic acordat cada signant l'usarà incorporat a l'estructura de la seva pròpia llengua de signes), i un tercer equip que ha cridat l'atenció d'alguns de nosaltres: l'equip polonès de lip-speakers, que el que fan és reproduir el que diu el ponent, però amb una vocalització més exagerada (i en polonès, és clar) per al públic sord oralista que no domina la llengua de signes.

Algunes diferències que he trobat interessants entre els dos equips d'intèrprets a llengües de signes és que la mitjana d'edat dels intèrprets sembla una evidència del temps que fa que la llengua de signes està considerada pel govern d'un país (o té un impacte i rellevància en la població). M'explico: la mitjana d'edat dels membres de l'equip de SSI, que signen llengua de signes americana (ASL) amb el lèxic acordat per a SSI, és d'uns 35-40, mentre que la mitjana de l'equip polonès és de 25 (consti que jutjo per l'aparença física). Als EUA la llengua de signes és habitual, i fa molts més anys que està integrada en la societat, universitat, etc., i per tant fa més anys que tenen intèrprets. Per això, els intèrprets experts (que són els que van als congressos especialitzats) acostumen a ser persones que fa molt que s'hi dediquen. Per contra, la joventut dels membres de l'equip polonès fa palès que fa molt poc que tenen estudis d'interpretació a PJM. No és una dada rellevant, però m'ha semblat curiosa. També és curiós que els intèrprets més experimentats (els de l'equip de SSI) han pres la decisió d'estructurar el temps de manera que cada intèrpret s'ocupa d'una xerrada sencera (que duren 50 minuts més el temps de preguntes), mentre que l'equip polonès manté aquella norma de 15-20 minuts per intèrpret: ahir vaig enxampar una conversa entre 3 Sords polonesos del públic que es mostraven sorpresos pel fet que els seus intèrprets canvien 3 cops durant una xerrada i els altres cap.

Val a dir que l'equip de SSI té (i demostra) molta més experiència en el camp de la lingüística general que no pas l'equip de PJM: els 3 intèrprets de SSI han treballat en la majoria dels congressos més rellevants sobre signolingüística, i això es nota en la tranquil·litat amb què tradueixen. Contràriament, l'equip de PJM (com acostuma a passar a qualsevol altre país que no sigui EUA o Anglaterra) no està especialitzat, i això es nota en la superficialitat de les seves traduccions i en el fet que sovint es perden i deixen sense interpretar tot un apartat/paràgraf/conjunt de frases/argument...

Situacions interessants es donen en les tandes de preguntes, quan algú del públic pregunta en PJM: l'equip de PJM tradueix a polonès, llavors l'equip de cabina tradueix a anglès, perquè els intèrprets de SSI sàpiguen quina és la pregunta i puguin fer-ne la traducció a SSI, i llavors algú tradueix a anglès per tal que el públic no signant i no parlant de polonès pugui seguir la conversa. És a dir, una barreja interessant...

Només a tall informatiu, al congrés hi ha gent representant al voltant de 20 llengües de signes, entre elles: llengua de signes catalana, anglesa, americana, polonesa, italiana, grega, turca, espanyola, portuguesa, brasilera, danesa, alemanya, holandesa, francesa, russa i islandesa.

És en trobades com aquesta que em torno a enamorar de la meva carrera...

28/4/12

Assegurances de viatge


Quan compres un vol amb Ryanair, abans de fer el pagament t'ofereixen un munt de serveis: que si vols un cotxe de lloguer, que si vols una habitació a un hotel, que si vols una maleta amb les mides reglamentàries per anar a cabina... i, per descomptat, una assegurança. Ahir vaig fer captura de pantalla de l'avís de l'assegurança, perquè em va semblar una perleta lingüística. Analitzem-la acuradament.

"Una emergència a l'estranger li pot costar MILERS" (¿milers? ¿milers de què?)

Interessant "ce doblement trencada" a la paraula "assegurança", trencada per baix i també per dalt: segur que aquesta ce no tenia assegurança...

"El cost mitjà de repatrició": això és cosa de les retallades, segur. Em jugo el que volgueu que una "a" deu ser caríssima en el món de la publicitat.

Atenció al botonet verd: aquest és cosa dels de Ciutadans, hi poso la mà al foc.

Però "the Oscar goes to", la cobertura pròpiament de l'assegurança, que inclou:

"Accident a un viatge": és a dir, si ets a Londres d'escapada de cap de setmana i tens un accident al matí, al bus, i a la tarda, al metro, tu tries per a quin vols l'assistència... (¿o serà que volien dir "viatger"?)

24/4/12

Dues noves doctores

Les dues doctores després de la defensa de la tesi de la Gemma.

La setmana passada es van presentar a Barcelona dues tesis doctorals centrades en la recerca lingüística de la llengua de signes catalana (LSC).

La primera tesi presentada va ser la de Marta Mosella, de la Universitat de Barcelona: "Les construccions relatives en llengua de signes catalana". La defensa va tenir lloc dimecres 18 d'abril a la sala de graus de la UB. La presentació es va fer en català, amb interpretació a la LSC, i va ser enregistrada per al canal de notícies en LSC WebVisual TV.

La segona tesi va ser la de Gemma Barberà, de la Universitat Pompeu Fabra: "The meaning of space in LSC", defensada divendres 20 d'abril a la sala de graus de la UPF. Gemma Barberà va defensar la tesi íntegrament en anglès, i la sessió va tenir també interpretació a la LSC. Tan bon punt tingui els enllaços de WebVisual TV de les dues notícies, us els afegiré aquí.

Vaig conèixer la Marta a Llesig, fa molts anys, quan jo estudiava 3r de LSC. En aquell moment, jo encara feia la carrera de Lingüística, i val a dir que tot i que ja sentia una atracció molt forta cap a la llengua de signes, encara no havia decidit convertir-la en el meu objecte d'estudi. La Marta, però, sí que ho feia: tot just començava el doctorat a la UB i mirava de decidir cap on tirar...

Poc després de conèixer la Marta vaig conèixer la Gemma, que també començava la seva tesi doctoral. Totes dues formaven part d'un grup de recerca en sintaxi de la LSC, al qual vaig entrar a formar part a finals del 2008. Dirigien aquest grup la Joana Roselló i el Josep Quer (que més tard esdevindria el meu director de tesi). També venien a les sessions el Guillem Massó (que està a punt de presentar la seva tesi en lingüística computacional aplicada a les llengües de signes) i la Celia Alba (actualment en el seu segon any de doctorat sobre interrogatives en LSC, a la UPF, i amb qui tinc la sort de compartir despatx), i dos informants Sords, signants nadius de LSC, el Santi Frigola i la Delfina Aliaga. Tots junts formem part en aquest moment del LSC Lab.

Ara que totes dues han acabat els seus doctorats, caldria preguntar-los quins plans tenen: ¿Post-doc? ¿Feina? ¿Viatjar? ¿Totes les anteriors? ¿Cap de les anteriors? És ben cert que quan acabes una etapa de la vida sembla com si després no hi hagués res més... Les transicions són sempre estranyes.

Facin el que facin, de ben segur que seguiran inspirant a molta gent que ve al darrere, igual com m'han servit d'inspiració a mi durant tots aquests anys.

¡Felicitats, doctores!

3/4/12

Un examen de llengua abans de volar

Sorprenent la notícia del sistema "per a detectar passaports falsos" ideada per la companyia aèria Air Lingus. ¿Us imagineu que, abans de sortir de l'aeroport, com que el vostre passaport és espanyol, us fan un examen de castellà per a comprovar que no és un passaport fals? ¿Us imagineu que algú que viu en un poblet perdut de Catalunya, o d'Euskadi, o de Galícia, algú gran, que fa anys que només fa servir la seva llengua, la de casa, falla l'examen? ¿Us imagineu que l'examen el falla fins i tot un espaÑol dels de debò?

¿Quina mena d'examen, de preguntes, els devien fer?, us deveu estar preguntant. ¿Tot un test de competència lingüística? ¿Només escrit? ¿I si resulta que la persona és analfabeta? ¿O que domina la llengua oral, però no l'escrita? I a un cec, ¿com li faran l'examen?

Aquí teniu un parell de fotos. El test (per als viatgers amb anglès com a L1), és ben obvi: si entens el que se't demana en les preguntes, voles. Si no, no voles.



19/3/12

Ja hi tornem a ser...

Diu en Juan Carlos Moreno Cabrera:

“Acerca de la discriminación de la mujer y de los lingüistas en la sociedad”. Reflexiones críticas
De: Juan Carlos Moreno Cabrera (Universidad Autónoma de Madrid)

En la página Web http://manifiestolinguistica.weebly.com/ aparece un manifiesto firmado por numerosas personas, lingüistas y no lingüistas, con el título “Acerca de la discriminación de la mujer y de los lingüistas en la sociedad: manifiesto de apoyo a D. Ignacio Bosque”. Se trata de una reacción de parte de la comunidad de lingüistas a las críticas de un informe de la RAE titulado “Sexismo lingüístico y visibilidad de la mujer”. El manifiesto se presenta en apoyo a I. Bosque. Pero el informe, según yo lo entiendo, no es un artículo del profesor Bosque, sino un texto de la RAE, aprobado en un pleno de la docta casa celebrado el jueves 1 de marzo de 2012. Se trata del primer informe de una serie de documentos que irán apareciendo en una nueva publicación académica en línea (BILRAE). En consecuencia con esto, el manifiesto que voy a examinar no se centra, razonablemente, en las ideas personales del profesor I. Bosque, sino en una serie de conceptos y análisis que se exponen en el informe de la RAE. Y de esto es de lo que me voy a ocupar, dado que de lo que se escribe es de un informe institucional y las opiniones allí contenidas tienen un valor social que va mucho más allá del alcance de unas simples opiniones personales. Yo no he firmado el manifiesto porque creo que no es lo que dice ser (es decir, un desagravio de unos insultos que se asegura que han sido dirigidos a algunas de las personas firmantes de este informe, entre las que se encuentra su redactor, el profesor Ignacio Bosque), sino una argumentación, fundamentalmente equivocada a mi modesto entender, de cómo quienes se dedican a la lingüística han de razonar sobre el sexismo lingüístico.

El texto del manifiesto es claro desde el principio; dice:
“Si se observa distanciadamente, la discusión que subyace a las intensas polémicas sobre este texto –y sobre otros anteriores– no es acerca de un problema social, sino acerca de cómo ese problema social se refleja –o no– en distintos aspectos del uso de la lengua.”
Se trata, pues, de una cuestión de uso de la lengua, del reflejo de una situación o ideología social en el uso lingüístico. Por tanto, estamos ante una cuestión de actuación lingüística, no de competencia lingüística.

Quienes llevamos muchos años enseñando la asignatura de lingüística en la Universidad, nos hemos esforzado hasta la extenuación por explicar y aclarar la diferencia entre competencia y actuación, y cómo la competencia estrictamente lingüística no es más que uno de los componentes que intervienen en la actuación lingüística, en la que confluyen muchos aspectos de tipo individual y social, entre los que están cómo sienten y ven su propia lengua quienes la hablan o la usan habitualmente. Por ello, me parece imperdonable que no utilicemos esta diferencia cuando tenemos que hacerlo, arrinconándola por principio, tal cual se hace en este manifiesto.

En la actuación lingüística sí intervienen de forma clara y a veces decisiva aspectos sociales e ideológicos sobre los que es posible, y muchas veces deseable, intervenir. No hay una gramática fascista, pero sí hay un discurso fascista; no hay una gramática machista pero sí hay una actuación lingüística o discurso machista o sexista.

Las guías que se critican en el informe de la RAE y en este manifiesto no dejan lugar a dudas, por su título, de que se centran en la actuación y no en la competencia lingüística: guía para un uso del lenguaje no sexista, guía de uso no sexista del lenguaje, propuestas para un uso no sexista del lenguaje, son expresiones que aparecen en los títulos de algunas de estas guías. Por supuesto, que dichas guías hayan logrado sus propósitos de mejor o peor manera no contradice los objetivos a los que se pretende llegar, que no son otros que recomendaciones sobre el uso de la lengua; es decir, sobre la actuación, no sobre la competencia lingüística. Estas guías ofrecen pautas de estilo discursivo, heterogéneas y más o menos detalladas, que intentan cumplir con un doble objetivo: de un lado, evitar los casos de ambigüedad en el uso del género gramatical, y de otro (y sobre todo), evitar un empleo discriminatorio de la lengua (para con la mujer, en este caso) en contextos donde existe demanda social u obligación de un trato igualitario de la ciudadanía, extensible a lo formal. Estas guías, por tanto, no son gramáticas descriptivas de una parte de la competencia lingüística del español. Sin embargo, como vamos a ver, se las critica inmerecidamente como si lo fueran.

El manifiesto se pronuncia de forma tajante sobre la realidad de la discriminación entre los hombres y las mujeres en la sociedad actual:
“Este aspecto queda fuera de la polémica y lo asumimos como cierto, así como entendemos que es cierto que de algún modo deben promoverse cambios sociales que disuelvan esta desigualdad.”

En principio, por tanto, el aspecto que se dice que se deja de lado es la cuestión de la desigualdad social entre el hombre y la mujer. Lo que no queda claro es si se deja de lado también la cuestión de que lo que se ha de estudiar es el impacto de esa desigualdad en el uso de la lengua, es decir, en la actuación lingüística, no en la competencia gramatical. Pero como vamos a ver enseguida, la distinción entre competencia y actuación deja de utilizarse consecuentemente a partir de este punto, pues no hay una argumentación coherente con la idea de que es de la actuación y no de la competencia de lo que tratan las guías criticadas.

Esta desatención está claramente premeditada y es inadecuada e injusta sencillamente por el hecho de que sabemos, cuando estudiamos la dinámica de las lenguas, que no solo son relevantes los aspectos estrictamente gramaticales, sino que hay que tener también en cuenta aspectos individuales (psicológicos y cognitivos) y sociales que interactúan con los estrictamente gramaticales en los procesos de variación y cambio lingüísticos. No se pueden descartar o desatender estos factores en la discusión porque es bien sabido que fenómenos de actuación lingüística no solo pueden llevar a la variación sino incluso al cambio lingüístico: a la modificación de la competencia lingüística y, por tanto, a la modificación de la gramática. En su monumental estudio sobre la variación y cambio lingüísticos (en realidad, dos aspectos del mismo fenómeno), el prestigioso lingüista W. Labov dedica el primer tomo a los factores internos estrictamente fonológicos y gramaticales (1994), el segundo tomo a los factores sociales (2001) y el tercero a los factores cognitivos y sociales (2010). Muestra de forma detallada y empíricamente fundamentada que, para dar cuenta del cambio y la variación lingüísticos, es imprescindible recurrir a los cinco factores mencionados. Su compleja interacción hace que estos procesos de variación y cambio lingüísticos sean muy difíciles de predeterminar o predecir, pues tienen un claro carácter caótico.

A pesar de que se reconoce en el informe y en el manifiesto que el problema que está en discusión aquí es de uso o actuación lingüísticos, se opta por no prestar atención, de forma totalmente injustificada, a los temas tratados en los dos últimos tomos del opus magnum de Labov. Esto se hace, sin duda, por motivos ideológicos: se trata de desacreditar las posturas de quienes combaten la invisibilidad lingüística de las mujeres. Y se lleva a cabo utilizando la ciencia lingüística: pero solo parte de ella, la que conviene al caso, tal como vamos a ver a continuación.

En primer lugar se formula la pregunta de si la gramática española es sexista. Claro; la respuesta la conocemos de antemano porque lo que es sexista son las actitudes, las ideas o las estrategias discursivas pero no las reglas gramaticales. Es muy posible que alguien no especialista en lingüística haya dicho o escrito alguna vez que lo que es sexista es la estructura gramatical de las lenguas y no el uso que se hace de ellas. Pero ni todo el mundo es especialista en lingüística, ni tiene por qué serlo: se dicen muchas tonterías sobre el lenguaje y la lingüística, pero también sobre el universo y la física, los números y la matemática, la vida y la biología o la mente y la psicología. Esto es perfectamente explicable y aceptable porque no todo el mundo puede ser especialista en todas las disciplinas.

Lo que deben hacer quienes conocen en profundidad la lingüística y la practican es explicar a la gente de a pie diferencias como la existente entre competencia y actuación y que la gramática no puede tener actitudes sexistas porque en sí misma no hace nada, sino que quienes llevan a cabo actuaciones lingüísticas pueden hacer un uso sexista de las lenguas amén de que dichas actuaciones pueden tener algún reflejo más o menos superficial o profundo en la gramática de una lengua. Esto se debe a que, como ya he dicho antes, la actuación lingüística puede cambiar y de hecho cambia la competencia lingüística en la dinámica de las lenguas.

Se afirma en el manifiesto que en el léxico y en la morfología hay claras trazas que reflejan una actuación lingüística sexista. Pero también que en la sintaxis no hay ninguna traza de sexismo y se cita el ejemplo Todos los españoles son iguales ante la ley. Se mantiene en el manifiesto que españoles no tiene género, no es de género masculino, sino que no está marcado para género, siendo el femenino el género marcado. En efecto, éste es uno de los posibles análisis que se han propuesto para analizar el género. Pero hay otros. Yo, particularmente, estoy convencido de la corrección de la tesis de I. Roca (2005, 2006) según la cual las terminaciones “-o” y “- a” no son morfemas de género, sino morfemas desinenciales. Como se ve, no todas las personas especializadas en lingüística o gramática son de la misma opinión al respecto de la naturaleza de los denominados morfemas de género; esto es normal en todas las ciencias y no se debe a ninguna deficiencia de estas disciplinas.

Quienes somos partidarios de la tesis de I. Roca podríamos decir de forma rotunda que no hay ningún morfema de género en español, si estamos hablando de la competencia estrictamente lingüística. Bien; pero, tal como se reconoce en estas páginas, la cuestión que se debate aquí no es de competencia, sino de actuación y por tanto, la competencia estrictamente gramatical no es más que uno de los diversos factores que hay que tener en cuenta. Entre ellos, está el factor de cómo ven su lengua las personas que usan el español y existe la idea muy extendida e influyente según la cual la “-o” indica masculino y la “-a” indica femenino. Ahora estoy hablando de las personas no especializadas en lingüística, de la gente corriente, para entendernos; es decir, de la mayoría. Esta concepción existe, se quiera reconocer o no, e influye, se apruebe o no, en la actuación lingüística. Podríamos desecharla o no tenerla en cuenta quienes afirmamos que en español no hay morfema de género; pero entonces no podríamos explicar aspectos muy importantes, recurrentes y generalizados en la actuación lingüística y, por tanto, si desechamos los factores psicológico e ideológico (a los que Labov dedica un tomo de su obra sobre el cambio lingüístico) nos veremos incapacitados para explicar cómo funciona la actividad lingüística y cómo es la actitud de quienes la llevan a cabo. Lo científico no es decir que hay que desatender estas concepciones que tienen o pueden tener influencia en la actividad o actuación lingüísticas, sino incluirlas en nuestro modelo explicativo porque, no lo olvidemos, estamos estudiando la actuación lingüística, no la competencia lingüística. Que yo sepa, las guías del lenguaje no sexista no son gramáticas descriptivas, sino recomendaciones para la actuación lingüística. Y por tanto, criticarlas diciendo que la gramática no es sexista, como se hace en el manifiesto, demuestra una actitud no científica, sino ideológica.

Pero la desatención a esos factores sociales y culturales es mucho más grave de lo que imaginamos, porque ya he dicho que los factores de actuación no solo pueden ocasionar la variación lingüística sino también el cambio lingüístico. Como ejemplo, puedo aducir la reinterpretación como femeninos singulares de los neutros plurales acabados en “-a” en latín. Claramente, la concepción ingenua sobre la morfología de la propia lengua puede tener un papel importantísimo en el cambio lingüístico y ahora estamos hablando de un fenómeno gramaticalmente revolucionario: la desaparición del género neutro en el paso del latín vulgar al romance. Un fenómeno de actuación, si se extiende, puede dar lugar a cambios en la estructura gramatical de una lengua. La identificación de la terminación en “-o” como masculina y en “-a” como femenina, aunque se considere que no es un aspecto de la competencia lingüística natural, sí forma parte de los factores fundamentales que guían la actuación lingüística, lo cual, debido al carácter variable y dinámico de las lenguas, puede llevar a cambios en la gramática y, por tanto, en la competencia.

No en otra línea se sitúa la propuesta de M. Hale (2007: 44, 104, 191) de un procesador posgramatical regido por consideraciones culturales y sociales del que en muchas ocasiones hacen uso quienes hablan una determinada lengua. Por ejemplo, las personas cuya competencia gramatical genera la secuencia “me se” pueden modificar su actuación, sustituyendo “me se” por “se me” mediante la utilización de una operación no gramatical de metátesis, dentro de su procesador posgramatical. Esta regla no es de competencia, sino de actuación y modifica los resultados de la actuación. Pero el infante que aprende la lengua no sabe de la existencia de ningún procesador posgramatical y puede interpretar esa parte de la actuación como reflejo directo de la competencia, por lo que puede desarrollar un conocimiento gramatical con el orden “se me”: se ha producido un cambio en la competencia a través de la actuación lingüística.

Sobre las relaciones entre gramática y cultura se dice en el informe lo siguiente:
“La idea de que las gramáticas pueden estar cargadas de contenido cultural, llevada a sus últimas consecuencias, da lugar a una justificación del racismo y la xenofobia: ¿cabría pensar, como hicieron algunos a finales del siglo XIX y principios del XX, que las lenguas sin concordancia son propias de pueblos rudimentarios, poco dados a las relaciones abstractas? Naturalmente, no.”
Esta afirmación es correcta, en mi opinión, y la suscribo plenamente. Sin embargo, no cuenta toda la historia. Además de la oposición entre competencia y actuación hay que distinguir entre lengua natural y lengua cultivada. Quienes, dedicándose al estudio del lenguaje humano, no son sensibles a esta distinción se encontrarán con un sinfín de problemas metodológicos y empíricos de difícil, si no imposible, solución. La mezcla arbitraria y ocasional de estos dos conceptos aparece en el manifiesto que critico y es típica, por desgracia, de muchas discusiones lingüísticas completamente hueras e improductivas.

Las lenguas naturales son las que se hablan de forma automática e irreflexiva por parte de una comunidad lingüística en la interacción cotidiana. Todas las comunidades lingüísticas conocen este tipo de lengua. Además de las lenguas naturales, existen unas lenguas, basadas en las anteriores, que denomino cultivadas (Moreno Cabrera 2011) y que surgen precisamente de la manipulación e intervención, intencionadas y cultural y socialmente determinadas, en las lenguas naturales. Estas manipulaciones, que las hacen lenguas artificiales, son producto de diversas finalidades esotéricas, rituales, lúdicas, religiosas, mágicas, iniciáticas, etc. Por ejemplo, en su descripción compendiada de las lenguas indígenas de América del Norte, la lingüista norteamericana M. Mithun (1999: 272-292) describe las formas gramaticales artificiales usadas en distintas comunidades indias con propósitos rituales, narrativos, ceremoniales o que diferencian la manera de hablar de hombres y mujeres. Según nos dice M. Mithun (1999: 277) el lingüista norteamericano E. Sapir documentó diferencias sistemáticas fonológicas y gramaticales en el habla de hombres y mujeres en yana, una lengua de California septentrional. Además, Sapir observó que estas formas son sensibles al contexto comunicativo concreto, de manera que las formas femeninas son usadas por los hombres para hablar a las mujeres, por ejemplo. Y las mujeres usaban las formas masculinas para hacer referencia a discursos de hombres. Como vemos, la actuación lingüística (y posiblemente también la competencia) sí puede ser sensible a las diferencias de género. Todas estas formas se denominan special language, que es lo que yo denomino lenguas cultivadas. A esto cabe añadir las lenguas secretas o los estilos de evitación de algunas comunidades indígenas australianas (Dixon 1980: 47-68). Son muy conocidos diversos casos de tabuización lingüística como el consistente en la prohibición de usar todas aquellas palabras que se parezcan al nombre propio de una persona recientemente fallecida. Nos cuenta R. M. W. Dixon (2002: 27) que cuando muere un hombre de la comunidad nativa australiana yolngu llamado Bichingu, la palabra bithiwul „no, nada‟, una palabra gramatical, queda prohibida por su parecido con el nombre del fallecido. Se trata de un tipo de intervención extrema en la lengua natural que no solo es posible, sino que está perfectamente documentado.

Como podemos observar, estas lenguas o variedades lingüísticas se caracterizan por estar sometidas a una intervención explícita e intencional social, cultural e ideológicamente controlada. Estas lenguas, artificiales aunque basadas en las naturales, sí están afectadas por coordenadas culturales e ideológicas.

Alguien podría preguntarse por qué saco a la luz aquí estas cuestiones de antropología lingüística. A esa persona le digo que haríamos mal en pensar que estas formas de intervencionismo lingüístico aparecen solo en comunidades tradicionales de cazadores- recolectores o de agricultores y ganaderos. Las sociedades esclavistas, feudales y capitalistas poseen también lenguas cultivadas, creadas artificialmente por intervencionismo dirigido y siguiendo criterios religiosos, políticos, ideológicos y culturales: hay lenguas religiosas (griego litúrgico, armenio clásico, copto, latín, sánscrito o árabe coránico, por ejemplo), lenguas escritas estándar (como el estándar panhispánico académico) basadas en una serie de intervenciones sobre una variedad lingüística concreta, lenguas especializadas de una determinada instancia cultural, científica, política o administrativa fundamentalmente escritas: lenguaje científico, administrativo, judicial, político etc. Estas variedades lingüísticas se basan en una serie de manipulaciones intencionadas ejercidas sobre las lenguas naturales, que las hacen casos claros de lengua cultivada. Las lenguas cultivadas se crean con unos determinados fines y a partir de una serie de manipulaciones de carácter cultural e ideológico. Precisamente, las guías de uso lingüístico no sexista suelen ir destinadas al lenguaje administrativo (una de ellas lleva en el título la expresión Manual de lenguaje administrativo no sexista), judicial o político, que son variedades en las que se puede y se debe intervenir de modo consciente de acuerdo con parámetros ideológicos. Estas intervenciones no se pueden juzgar, como se hace en el manifiesto que considero aquí, desde el punto de vista de la lengua natural y de la competencia gramatical natural, sino desde el punto de vista de la intervención social sobre la lengua. Y aquí sí que cabe hablar de variedades sexistas, fascistas, comunistas o machistas de las lenguas.

Esto es así porque las lenguas cultivadas, basadas en modificaciones intencionales de las lenguas naturales, sí que reflejan la cultura, la ideología o la política de las sociedades que las proponen, desarrollan o modifican.

El no distinguir entre lengua natural y lengua cultivada ha llevado a muchas personas a decir que la lengua es cultura y que, por tanto, la lengua refleja la cultura y la ideología y a no pocas otras a decir que la lengua es independiente de la cultura o del desarrollo social o económico (yo soy de esas personas). La cuestión es que ambas opiniones son correctas, pero respecto de realidades diferentes (aunque, como hemos visto, relacionadas). Quizás no se pueda pedir estos matices a quienes no dominan la ciencia lingüística; pero sí hay que exigírselos a quienes se dedican profesionalmente a esta disciplina.

Desde el punto de vista de la lengua cultivada (la lengua de la administración, por ejemplo) las guías de lenguaje no sexista tienen todo el sentido y la justificación que es capaz de darles la ciencia lingüística. De hecho, en el punto 5.1 del manifiesto se reconoce que las recomendaciones se refieren al lenguaje administrativo y jurídico, es decir, a un tipo de lengua artificial y artificiosa en la que se puede y se debe intervenir. Pero al manifiesto le falta dar el paso al concepto de lengua cultivada, que es crucial en esta discusión. Por supuesto, las propuestas de estas guías pueden parecernos más o menos acertadas o más o menos apropiadas. Se pueden discutir, argumentar y valorar, como toda intervención en un asunto social. Pero es el uso que se haga de ellas lo que las irá seleccionando y asentando y no lo que opinen las academias o determinadas personas especialistas en lingüística, en gramática o en filología.

Quienes nos dedicamos a la lingüística, con toda nuestra disciplina en la mano, no estamos en situación de desacreditar los esfuerzos por crear actuaciones lingüísticas no sexistas, aunque podamos criticar ya sea positiva o negativamente tal o cual propuesta concreta. Por tanto, todas las consideraciones que se realizan en el punto cuarto del manifiesto sobre la intervención de las personas especializadas en lingüística en el devenir de las lenguas no son aplicables al caso de las guías de lenguaje no sexista, dado que se refieren a las lenguas naturales y no a las cultivadas. De nuevo, vemos cómo se yerra el tiro, por no distinguir cuidadosamente entre lenguas naturales y cultivadas.

Merece la pena mencionar ahora el punto. En él se dice lo siguiente:
“La RAE, hace recomendaciones de uso en muchos otros casos. Esto es cierto, pero tales recomendaciones –como la de preferir que deber de no tenga valor de obligación– no están motivadas por criterios políticos o éticos, sino que se hacen conforme a criterios gramaticales que atienden a cómo está conformado el sistema de la lengua. La intención de estos consejos es la de evitar recomendar usos que pueden ser pasajeros y producir ambigüedades que dificulten la comunicación ahora o en el futuro, cuando se vuelve sobre los textos que la usaron.”

Esta estimación se basa en un claro desconocimiento de la naturaleza predominantemente ideológica de la actividad académica. Remito al respecto a la cuasi exhaustiva crítica contenida en los dos volúmenes de S. Senz y M. Alberte (eds.) 2011, que en conjunto sobrepasan ampliamente las mil páginas. La RAE y las demás academias de la Asale son instituciones centenarias cuya crítica racional exige argumentaciones detenidas y documentadas. La obra que acabo de mencionar es un intento de llevar a buen puerto tales argumentaciones. Si leemos y estudiamos estos volúmenes llegaremos fácilmente a la conclusión de que la RAE tiene una trayectoria sexista más que notable que llega hasta el siglo XXI. También podemos decir que las academias no han considerado necesario hasta ahora ofrecer a la sociedad indicaciones precisas sobre el uso no sexista de la lengua española, lo cual ha ocasionado la proliferación de todo tipo de guías para cubrir una necesidad sentida por una parte muy significativa de la sociedad. A lo mejor las academias no han hecho ninguna propuesta porque piensan que no es necesario tener en cuenta este tipo de usos lingüísticos, de los que han sido adalides durante mucho tiempo. De todas formas, el informe de la RAE al respecto deja pocas dudas de que la venerable institución no considera necesario ni posible dar indicaciones sobre el uso sexista de la lengua. Puede que sea esa parte de la sociedad que reclama esto la que esté equivocada o que sean las academias las que lo estén. Yo pienso más bien lo segundo que lo primero. Por eso he escrito este documento.

En los puntos 5.2, 5.3 y 5.4 del manifiesto se hace referencia a que las recomendaciones que proponen las guías pueden ser poco efectivas e infructuosas en la lengua natural espontánea. Pero es que esas guías no van dirigidas a la lengua natural espontánea, sino, como se reconoce explícitamente en el manifiesto, a un determinado tipo de lengua cultivada. La falta de claridad de ideas al respecto de la distinción entre lengua natural y lengua cultivada hace que en el escrito se recurra a una o a la otra de forma más o menos caótica y arbitraria. Esto se puede perdonar a quienes no son especialistas en lingüística; pero no a quienes se supone que dominan esta ciencia.

¿Qué efectos pueden tener las recomendaciones de las guías de lengua no sexista en la lengua natural espontánea de todos los días? Es muy difícil, si es que es posible, responder esta pregunta con seguridad: en el funcionamiento de las lenguas intervienen tantos factores que, como ocurre con la predicción del tiempo meteorológico a largo plazo, es imposible saber si acabarán arraigando o no o, como se dice a veces equivocadamente, arruinando o degenerando la lengua. Pero esta misma pregunta se puede hacer sobre las numerosísimas proscripciones lingüísticas que aparecen en el Diccionario panhispánico de dudas (RAE y Asale 2005) señaladas con el inefable signo de la bolaspa. ¿Hará caso la gente corriente a lo que dice ese diccionario o quedará todo ello como curiosidad filológica a modo de Appendix Probi? Como este diccionario se puede consultar en línea, en principio se podría recurrir a él a través del teléfono móvil para manejarse en la vida diaria. Todavía no he visto a nadie haciendo esto. Pero... ¿quién sabe? Las academias, desde luego, no lo saben.

En el punto 6 del manifiesto se intenta defender que las guías de lenguaje sexista no son adecuadas. Primerio porque:
“Parece que estas guías no han sido construidas desde un conocimiento profundo del acto referencial.”
Este juicio, a mi entender y tal como he intentado mostrar, se aplica al manifiesto que estoy analizando con mucha más razón que a las guías en cuestión.

Para justificar el juicio anterior se dan razones como la siguiente:
“Si la forma en -o (alumno) evoca un concepto masculino es por culpa de los estereotipos culturales, no por la terminación del sustantivo.”
Siguiendo las ideas del profesor I. Roca, desde el punto de vista lingüístico “-o” no es un morfema de género masculino. Desde la perspectiva de la conciencia explícita de quienes hacen uso del español en la vida diaria, la verdad es justamente la contraria. Exactamente igual que la terminación “-a” del neutro plural del latín vulgar contribuyó a provocar la interpretación como femeninas de palabras como “boda” o “alimaña”, es la terminación en “-o” de “alumno” y, sobre todo, la diferencia “alumno/ alumna” la que evoca el concepto de género masculino; lo correspondiente no ocurre con “persona” respecto de la terminación “-a”, dado que, de momento, no hay “persono”.

Otra razón que se aduce es la siguiente:
“Muchas de las indicaciones de las guías aconsejan renunciar a distinciones irrenunciables en el estudio de la lengua.”
Se afirma que no se puede sustituir en todos los estudiantes vinieron juntos “todos” por “cada”, dado que no se puede decir *cada estudiante vino junto(s), aunque no se señala que existen posibilidades como cada estudiante vino junto con los demás o cada estudiante vino junto con los otros/ con el resto de los estudiantes, que son oraciones correctas. Por supuesto, hay matices en el significado que tienen que ver con dos tipos de cuantificación universal (distributiva y no distributiva). En el improbable caso de que las indicaciones de las guías ocasionaran el desplazamiento de “cada” como expresión de la cuantificación universal distributiva, se acabaría recurriendo a otro método, como se puede comprobar cuando se estudia la historia de las lenguas: en el paso del latín vulgar al castellano desaparecieron las terminaciones de caso en el sustantivo y en el adjetivo, pero las funciones que desempeñaban fueron asumidas por otros mecanismos morfosintácticos. Respecto del ejemplo de la cuantificación universal distributiva, en otras lenguas se recurre a otras fórmulas para la expresión de dicho tipo de cuantificación, como el japonés sorezore „cada‟, que utiliza un pronombre reduplicado. Es decir, hay otras maneras posibles; la actuación de quienes usan las lenguas nunca deteriora o colapsa los idiomas, por muy radical o absurda que nos parezca. La idea de que la gente puede estropear o deteriorar la lengua es un prejuicio muy extendido entre las personas no especialistas en lingüística, gramática y filología. Lo realmente llamativo y preocupante es que especialistas en esas disciplinas, como quienes han redactado y suscrito este manifiesto, sigan esgrimiendo o ratificando este argumento tan vetusto como falso.

Con todo, las guías criticadas lo que dan son, en la medida en que yo lo entiendo, recomendaciones y las recomendaciones no se suelen concebir como obligaciones, sino como sustituciones optativas. La idea es la siguiente: intente sustituir un término con connotaciones masculinizantes por otro que no las tenga, siempre que esto sea posible (y normalmente lo es, porque, como dicen las personas que profesan el nacionalismo españolista, la lengua española es excepcionalmente rica en posibilidades expresivas). Hasta donde alcanza mi conocimiento, ninguna guía intenta cambiar la competencia gramatical, sino la actuación gramatical y, como todas las lenguas ofrecen diversas posibilidades de expresar lo mismo, se pide que se elija la menos ofensiva para aquellas personas que se puedan sentir discriminadas, que no tienen por qué ser todas. A mí me parece razonable la idea de que no hay que esperar, por ejemplo, a que todas y cada una de las personas de piel oscura o de etnia gitana se sientan discriminadas para actuar respecto de los usos racistas de la lengua española, que los hay.

¿Merece la pena hacer este pequeño esfuerzo? Yo creo que sí. Por supuesto, estas elecciones en la actuación podrían llegar en algunas circunstancias propicias a ocasionar algún cambio lingüístico; pero yo les digo a mis colegas que no se asusten por ello: el cambio lingüístico es lo más normal del mundo, aunque es muy difícil causarlo de forma intencional y programada. Se lleva produciendo desde que la humanidad es humanidad, aunque lingüistas de todo tipo y condición lleven siglos devanándose los sesos para explicar cómo se produce.

Señoras y señores lingüistas, gramáticos y filólogos, no se preocupen, no teman por la posible desaparición de generalizaciones gramaticales irrenunciables: los principios biológicamente determinados de la Gramática universal no se van a ver afectados por la actuación lingüística, por muy radical que ésta nos pueda parecer.

A continuación, en el manifiesto se esgrimen consideraciones no estrictamente gramaticales:
“Como consecuencia de la falta de naturalidad y dificultad de aplicación de las expresiones que recomiendan estas guías, se añade el peligro de que los textos legales que traten de seguirlas entren en contradicciones.”
No hace falta hacer caso a las recomendaciones de las guías criticadas para obtener textos poco naturales y de difícil entendimiento. El lenguaje jurídico, sexista o no, como lengua cultivada obtenida artificialmente y con su futuro de subjuntivo es un tipo de expresión bastante oscura y artificiosa para el común de las pobres criaturas humanas no juristas. Pedir naturalidad, transparencia y facilidad de lectura y comprensión a un texto jurídico, matemático, de física cuántica o de biología molecular (por mucha ciencia natural que sea) parece fuera de lugar y tiene que ver con la insuficiente comprensión del concepto de lengua cultivada, que es necesario para hablar de estas cuestiones de modo científico. Sinceramente, no veo nada malo ni antinatural en decir que todas las personas son inocentes hasta que se demuestre lo contrario. De hecho, quien esté leyendo atentamente este escrito habrá visto que en él se utiliza a menudo la palabra persona.

Las conclusiones del manifiesto son las siguientes:

“7.1. Es falso y aun absurdo afirmar que una gramática tenga una ideología.”
Cierto. La gramática no tiene ideología; entre otras cosas porque la gramática ni siquiera es una persona y hasta donde se me alcanza solo las personas tienen ideología. Y las señoras y señores lingüistas están, cómo no, entre esas personas. Y son las personas las que actúan lingüísticamente y, por tanto, la actuación lingüística (que incluye la de lingüistas y no lingüistas) está necesariamente ideologizada.

“7.2. Aun si esto fuera cierto –que no lo es– no es labor del lingüista hacer juicios morales sobre esa ideología.”
Esta opinión es errónea y moralmente reprobable, a mi entender. Se puede y se debe hacer juicios morales sobre la actuación lingüística, como sobre cualquier otro tipo de actuación. Esto es así porque, como he dicho ya varias veces, en la actuación lingüística el conocimiento gramatical no es más que un factor entre otros factores de carácter social e ideológico que pueden intervenir en esa actuación, incluso de forma decisiva. Y sí es precisamente una labor propia del lingüista decirle a la sociedad esto, porque quienes no son especialistas en el estudio del lenguaje humano no suelen tener las ideas claras sobre este asunto. Lo que me parece inmoral es que las personas especializadas en las ciencias del lenguaje dejen en la oscuridad sobre el asunto a las no especialistas en ellas o, lo que es peor, se quiten de en medio para no asumir las responsabilidades ideológicas que les corresponden. No debemos olvidar, lo repito por enésima vez, que en el propio escrito se reconoce que las guías criticadas se refieren al uso del lenguaje y no a la competencia gramatical.
“Y aun si el lingüista debiera hacer juicios morales, no sería posible ni deseable forzar los cambios mediante reglas que afecten al uso de la lengua.”

Aceptemos este aserto. Por tanto, las numerosísimas recomendaciones y prohibiciones que aparecen, por ejemplo, en el Diccionario panhispánico de dudas de la RAE y la Asale (2005), como intervenciones directas en la lengua natural que intentan cambiar el curso de la lengua vulgar en una determinada dirección, no son ni posibles ni deseables. ¿Habría tenido el manifiesto tantos apoyos si se aseverara tal cosa? Sospecho que no. Con la ciencia lingüística moderna en la mano, la comunidad lingüística podría rechazar perfectamente como inoperantes e inútiles la mayoría de estas recomendaciones y prescripciones del libro mencionado y de otras publicaciones de las academias. ¿Por qué lo hace en el caso de las guías criticadas y no en este caso?

La última conclusión es la siguiente:
“Por todo ello, estamos de acuerdo con el informe en considerar que las denominadas guías del lenguaje no sexista no son adecuadas por no ser útiles para lo que pretenden y no estar basadas en un conocimiento de los matices lingüísticos ni del propio acto de referencialidad.”

He intentado mostrar en estas páginas que las críticas generales realizadas a estas guías en el escrito que estoy considerando aquí se basan en un análisis deficiente de los matices lingüísticos necesarios para comprender adecuadamente el funcionamiento natural y social de las lenguas. O quizás en algo peor, en una aplicación sesgada ideológicamente de la ciencia lingüística contemporánea.

Señoras y señores: quienes hayan leído este texto atentamente habrán observado que he procurado seguir las indicaciones para un uso no sexista de la lengua española; no sé si considerarán o no que estas páginas contienen expresiones artificiosas, poco ágiles, redundantes o ridículas. Supongo que, al menos, me perdonarán el desdoble con el que he iniciado este párrafo y que he utilizado en unas pocas ocasiones más: el único que se puede ver en todo el texto.


REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Dixon, R. M. W. (1980) The languages of Australia. Cambridge: Cambridge University Press.

Dixon, R. M. W. (2002) Australian Languages. Cambridge: Cambridge University Press.

Hale, M. (2007) Historical linguistics, Theory and Method. Oxford: Blackwell.

Labov, W. (1994) Principles of linguistic change. I. Internal Factors. Oxford: Blackwell.

Labov, W. (2001) Principles of linguistic change. II. Social Factors. Oxford: Blackwell.

Labov, W. (2010) Principles of linguistic change. III. Cognitive and Cultural Factors. Chichester: Wiley-Blackwell.

Mithun, M. (1999) The Languages of Native North America. Cambridge: Cambridge University Press.

Moreno Cabrera, J. C. (2011) “Diversidad lingüística y diversidad cultural. Tipología, evolución y complejidad”, en J. J. Martos, L. Trapassi, I. García y

V. M. Borrero (eds.) Diálogos interculturales: lenguas, literaturas y sociedad. Barcelona: Anthropos, 2011, pp. 11-41.

RAE y Asale (2005) Diccionario panhispánico de dudas. Madrid: Santillana.

Roca, I. (2005) “La gramática y la biología en el género del español (1ª parte)”, Revista Española de Lingüística, 35, 1, 17-44.

Roca, I. (2006) “La gramática y la biología en el género del español (2ª parte)”, Revista Española de Lingüística, 35,2, 397-432.

Senz, S. y M. Alberte (eds.) (2011) El Dardo en la Academia. Esencia y vigencia de las academias de la lengua española. Barcelona: Melusina, 2 vols.

9/3/12

Monolingües go home

"A veure què n'opinen [a l'ONU], sobre el fet que als nens castellanoparlants se'ls impedeixi estudiar en la llengua materna", diu a Catalunya Ràdio la Consuelo Santos, una de les mares que ha denunciat el nostre sistema d'immersió lingüística al TSJC. Una dona que es compara ella mateixa amb Rosa Parks, la dona negra que va negar-se a seure en els bancs per a negres als EUA.

Senyora Santos, jo li diria més aviat: a veure què n'opinen a l'ONU sobre el fet que vostè estigui no només intentant carregar-se un sistema educatiu que fa 30 anys que funciona, un sistema educatiu que viu un moment de terribles retallades i que fa que el professorat hagi de fer mans i mànigues per tal de donar-li al seu fill l'educació que la Constitució (i la Declaració dels Drets Humans, i la dels Drets dels Infants) li garanteixen. Una escola que, vès per on, es troba a Catalunya, una terra que acull i que és trepitjada i menyspreada constantment per alguns dels acollits. A veure què n'opinen, a l'ONU, sobre el fet que vostè li estigui negant al seu fill el dret d'aprendre llengües, el dret d'integrar-se, el dret de desenvolupar-se en una societat que, vès per on, és bilingüe. Però no oblidem que ho és per imposició. No oblidem que la llengua de Catalunya és el català. Senyora Santos, ¿faria el mateix si anés a viure a Berlín? ¿Oi que no? Doncs si no li sembla bé el sistema educatiu de Catalunya, marxi a un altre lloc de l'Espanya monolingüe.

PD: Sàpiga, senyora Santos, que el monolingüisme és una malaltia que es pot curar.

In English, please!

Ahir sopava en un restaurant vegetarià del Born amb una amiga, i durant un instant no vaig poder concentrar-me en el que m'estava explicant (sort que els amics em coneixen i saben que, de tant en tant, la meva atenció es veu atreta per situacions lingüístiques peculiars que el meu radar de llenguaddicta capta sempre): a la taula del costat una dona alternava la mirada, de la carta al seu home -que era a la barra en aquell moment- i del seu home a mi, i de nou a la carta, amb cara d'indiganció i, com si de cinema mut es tractés, un moviment de llavis tot insinuant la paraula "English". Òbviament, es queixava en un silenci a crits que la carta no estigués escrita en anglès (estava tan sols en castellà -jo també m'hauria pogut posar a aixecar els braços amb indignació perquè no estava en català, la meva llengua).

La meva amiga em diu: "Tradueix-li", i jo, tota orgullosa: "Ni parlar-ne, ¿oi que quan anem a Anglaterra, a França o on sigui no ens trobem la carta en català? Doncs que s'espavili soleta".

La sorpresa va venir quan, en sentir-la parlar amb el seu acompanyant, vam descobrir que eren italians.

6/3/12

La doble negació i el trastorn bipolar de les paraules-N en català

Aquesta tarda hem obert la caixa de Pandora a classe. Parlàvem de negació, de partícules, adverbis, paraules i afixos, i han sortit el que anomenem paraules-N. Les paraules-N són aquests adverbis que (normalment, tot i que no sempre) comencen per la lletra "n" i que acostumen a tenir (en la majoria de les llengües) una càrrega negativa. Un exemple de paraula-N és "nobody" en anglès, "nadie" en castellà,  "ningú" en català, etc.

La doble negació

Ningú no dubta (he he... ja m'avanço amb aquest inici de paràgraf al que he de comentar aquí) que en la majoria de les llengües una doble negació cancel·la el valor negatiu de l'oració (allò de "menys per menys és més"), és a dir, que si una oració conté dos elements negadors, el resultat és una oració afirmativa. Vegeu-ne un exemple de l'anglès:

"Nobody didn't come"
("Ningú no va venir", que en anglès implica que sí que hi ha vingut gent)

En català i castellà, en canvi, com en francès, la doble negació no cancel·la el valor negatiu de l'oració. El reforça i, en ocasions (com quan la paraula-N té posició post-verbal), és del tot obligatori i necessari per tal que la frase sigui gramatical:

"Nadie vino" i "No vino nadie" vs "*Vino nadie"

El català funciona com el castellà:

"Ningú va venir" i "No va venir ningú" vs "*Va venir ningú"

Però, ¿realment el castellà i el català se semblen tant? ¡No pas! (he he... en van dos).

En català, tal com us he deixat veure en un parell d'ocasions, en el que porto escrit aquí, podem fer una cosa que en castellà no poden:

"Ningú no va venir" vs "*Nadie no vino"

En català significa exactament el mateix que "No va venir ningú" que "Ningú va venir", mentre que en castellà, amb una entonació neutra, "Nadie no vino" és del tot agramatical. És gramatical, en canvi, si  hi donem un èmfasi que denoti que sí que va venir algú:

"Hombre, NADIE (nadie) no vino: estaban Pedro y Ana"
(amb una duplicació opcional emfàtica de la paraula-N)

Aquesta possibilitat de fer dobles negacions sense cancel·lar el valor negatiu de l'oració porta de bòlit als guiris que venen a visitar-nos. Mai no saben (he he... i en van tres) del tot si el que els estem dient és que sí o que no. (Preneu-ne nota, nois i noies, si voleu lligar amb gambes potencials aquest estiu: les dobles negacions, ben claretes, no fos cas que no us entenguessin pas i us duguéssiu un disgust).

El trastorn bipolar de les paraules-N en català

Ningú no dubta tampoc que les paraules-N acostumen a tenir una càrrega negativa, tot i que en algunes llengües (el català entre elles) experimenten una polaritat interessant. Vegeu-ne uns exemples d'oracions negatives comparades amb condicionals i amb interrogatives:

(càrrega negativa) "No hi aniré mai" vs "Si mai hi vaig, t'avisaré abans" (càrrega positiva).
(càrrega negativa) "No hi ha res" vs "¿Que has sentit res?" (càrrega positiva)

Doncs bé, aquesta tarda a classe una companya s'ha queixat que el professor estés comparant (posant-les dins el mateix sac) paraules-N del castellà o l'anglès amb paraules-N del català, atesa la naturalesa bipolar d'aquestes paraules en català (que, segons ella, no es troba en el castellà o l'anglès). Llavors el professor ha contraatacat amb aquest exemple del castellà:

"Trabajaré más que nadie"

I ara és on us pregunto: segons vosaltres, aquesta paraula-N, ¿té càrrega negativa o positiva? (I no val dir-me que és un neutró).

28/2/12

I Love English

L'anglès és una llengua que permet la col·locació de substantius (o composició) gairebé fins a l'infinit:

Puc posar el substantiu "film" davant el substantiu "studio" per a crear un "film studio", traduïble al català per "estudi de cinema" o "de pel·lícules" ("estudi" en la seva accepció d'espai físic). Si vull modificar el substantiu "film" (que en la parella anterior s'ha convertit en modificador de "studio"), hi puc anteposar un altre substantiu, com per exemple "war", i ja tenim un trio: "war film studio", trio per al qual necessitaríem en català tota una col·lecció de preposicions: "estudi de pel·lícules de guerra".

I encara puc anteposar-hi un altre substantiu ("world") que modificarà el substantiu "war" que en el trio anterior s'havia convertit en modificador: "world war film studio" ("estudi de pel·lícules de la guerra mundial"). Però aquí no acaben les possibilitats de l'anglès, no... ¡ni de lluny! Tota aquesta fila de substantius que estan modificant a d'altres substantius pot convertir-se, alhora, en modificadora d'un nou substantiu que posposarem a "studio": "world war film studio committee", o el que és el mateix: "comitè de l'estudi de pel·lícules de la guerra mundial").

Per si algú encara en dubtava, encara no he acabat. ¿En voleu una més? Aquí la teniu:
"world war film studio committee session" ("sessió del comitè de l'estudi de pel·lícules de la guerra mundial").

Va, ¿qui s'atreveix a allargar-la?


*Nota: només és meva l'aportació "world". La resta del sintagma l'ha escrit avui a la pissarra el professor Boban Arsenijević quan explicava els moviments dels arguments.

23/2/12

Els DictaSMS són analfabets

Ahir nit vaig trucar a una companya de feina per explicar-li que me n'anava a urgències i que avui no aniria a treballar. Em vaig trobar el seu contestador, i una gravació que em deia que digués el meu missatge alt i clar, que seria transcrit en forma de sms a través del sistema DictaSMS. Més o menys, el meu missatge venia a dir:

"Hola Anabel, sóc la Raquel. Me'n vaig a urgències perquè mentre tornava cap a casa aquest vespre el meu cos ha acabat de petar. Tinc mal de queixal a més a més de la grip, tinc febre i em fa mal tot el cos. He trucat al Manel però m'ha sortit la bústia de veu. Li he deixat un missatge. Intentaré tornar-lo a trucar demà, però si pots avisar tu a algú dels que entren demà a les 8 i dir-los que no hi aniré, em fas un favor. Gràcies, guapa".

Això és el que el DictaSMS li va enviar a l'Anabel:

"Hola Lorenzo soy Raquel. A donde estes. Es __ Estuve aca en el maletero para nada y es que ya os avisare en el que estoy que no se no no se me dices algo Jose Miguel una cosa para decirle que pase algo al final no se no se si se me ocurre algo que queria Luisa ya se encienda que no se lo estas".

I tenen la barra d'afegir al final: "Servicio ahora disponible en castellano, catalan, ingles, frances, portugues, aleman".

:S